Cactli-Cacle
Claudia Fernández
Del 13 de noviembre al 9 de marzo de 2014

Involucrada en proyectos de responsabilidad, interés y cambio social, Claudia Fernández ha desarrollado iniciativas como Meteoro (2002-2009) y Módulo de reciclaje (2011), que toman el entramado de realidades sociales y materiales como materia prima e intentan transformar positivamente el entorno. En ellas, la artista plantea estructuras y modelos alternativos que hablan de la interacción entre seres humanos y nuestra relación con el medio ambiente. La investigación artística de Fernández también busca adentrarse en la redistribución y el aprovechamiento de objetos existentes. Creando escenarios necesarios para el intercambio de visiones en el contexto actual, sus proyectos indagan en posibilidades para generar mecanismos de valorización de objetos hechos a mano, que hoy han perdido un espacio.

Con la intención de difundir y propiciar conciencia de nuestro legado, el display creado para el Museo de Arte de Zapopan, conformado por diversos elementos hechos a mano incluyendo un tapete de lana hecho en telar y bancos de tule, comparte un creciente muestrario y colección de huaraches, realizados por artesanos mexicanos. Cactli – Cacle, enfocado en el huarache tradicional de alta calidad, es parte de una iniciativa amplia para difundir el valor estético del trabajo manual de artesanos mexicanos cuya labor corre peligro de desaparecer. El huarache se produce en todo el país y, aunque no es oficialmente patrimonio cultural de México, hace parte de nuestra historia y cultura, permaneciendo como una prenda de uso cotidiano desde tiempos prehispánicos. La falta de canales de distribución y exposición de los huaraches artesanales, sumado a la imposibilidad de competir con el mercado de bienes industriales importados de materiales sintéticos, ha distorsionado la percepción del valor del trabajo artesanal.

Lejos de pretender hacer del huarache un objeto fetiche y sin funcionalidad, este display así como otras formas que tomará el proyecto cuando se presente en espacios de distinta naturaleza, tiene la finalidad de difundir un oficio manual y revertir la inercia acelerada del mundo contemporáneo. En la sucesión de actos amorosos, espirituales y estéticos –como explica la artista– el arte contemporáneo es capaz de establecer plataformas para lidiar con problemáticas culturales complejas, como ésta.

*Cactli: del náhuatl, ‘zapato’.
Cacle: derivado de ‘cactli’, es una palabra utilizada para referirse a un zapato. Se usa hoy comúnmente para nombrar los zapatos de los niños, ‘cacles’.