Estudio abierto #1
Uno obtiene el camino
Isa Carrillo | Florencia Guillén
Del 11 de junio al 15 de septiembre de 2013

Estudio abierto es un programa de exhibición, reflexión y producción que permite a los involucrados explorar temas pertinentes a su práctica y cuerpo de trabajo. La apuesta es por el cruce de estos distintos procesos para acercar al público a las prácticas artísticas y curatoriales que se realizan en el museo.

Estudio abierto no es una exhibición cerrada y terminada a la manera tradicional: el núcleo del proyecto es un espacio de trabajo y producción, acompañado de un área de exhibición que inicia con apenas algunas obras a las que se van sumando otras generadas in situ.  Contiene además un apéndice, una muestra de obras de otros artistas y bibliografía que ofrece referencias temáticas y abona a la reflexión teórico-histórica sobre los procesos y el trabajo en curso.

Apéndice Estudio abierto #1

Uno obtiene el camino

Mauricio Alejo · Francis Alÿs · Mircea Cantor · Israel Martínez · Iván Puig · Danh Vo

Isa Carrillo (Guadalajara, 1982)

La producción artística de Isa Carrillo está profundamente influida por nociones de misticismo y clarividencia. Durante más de 6 años, Carrillo se ha dedicado al aprendizaje autodidacta de la quirología, estudio milenario que investiga el significado del tamaño, grosor, inclinación y dirección de las manos, los dedos, sus montes y líneas. Este interés personal de la artista se hace evidente, por un lado, en el dibujo Lectura, un retrato de Madame de Thèbes, prestigiada quiromántica que, entre otras cosas, predijo la primera guerra mundial. Además, durante su estancia en Estudio Abierto, la artista estuvo leyendo la mano con previa cita, intercambiando el conocimiento del pasado y el futuro por relatos personales narrados por los visitantes. A partir de estas memorias, Carrillo tuvo la oportunidad de construir nuevos relatos ficticios, los cuales fueron documentados a través de textos e imágenes en la pieza Fuera de los asuntos del mundo, una colaboración entre la artista y el público.

Las ideas de reencarnación y eterno retorno forman parte de las investigaciones que Carrillo realiza en torno al tiempo y se explicita en la animación Retorno. La interdependencia y la repetición de los ciclos permiten cuestionar la individualidad, apostando por una consciencia universal que se encarna y se repite en las experiencias de los seres humanos. De aquí que se pueda hablar del universo reflejado en cada microcosmos, íntimamente conectado y sincronizado. Este tipo de pensamiento puede apreciarse en la serie de dibujos Cosas en la cabeza, la representación de individuos que pueden ser cualquier persona y al mismo tiempo somos todos nosotros.

Florencia Guillén (Zapopan, 1978)

Historia y objeto es un proyecto de investigación que inició en Colombia. Siguiendo las pistas de objetos de segunda mano encontrados al azar en El Mercado de San Alejo, en tiendas de antigüedades de Chapinero y en la Candelaria, situados en puntos históricos de Bogotá, la artista rastreó su origen haciendo entrevistas a sus propietarios, preguntando, leyendo e investigando en diversas fuentes.

Los seis objetos iniciales no estuvieron presentes físicamente en la exposición, se exhibieron en forma de fotografías y fueron cobrando lugar por medio de otros objetos creados a partir de sus historias. Postal es una imagen del Salto de Tequendama, un objeto turístico colombiano que en realidad, fue impreso en México. Bordado proviene de un anticuario, fue creado por las alumnas del Colegio de la Merced, el instituto para mujeres más antiguo de Bogotá. Prótesis data de 1800, fue encontrado en una subasta y proviene del pequeño pueblo San Gil. Ánima sola, la imagen de una mujer desnuda, mestiza y de cabello rizado que pide piedad entre las llamas, guió a Guillén hacia la Región Caribe colombiana. Máquina de afeitar es un artefacto de los años 40 para la higiene femenina, que llevó a la artista a hacer una ruta con un reciclador. Finalmente, Casa Liberada presenta la imagen de un inmueble de los años 70 que sirve de referencia y ubicación para la gente local, cuya carta de liberación cuenta las historias de los personajes que la habitaron.

En definitiva, los objetos no tienen un valor artístico conceptual o formal, son insignificantes en sí mismos, pero al trazar su origen se crearon relatos en la práctica de manera azarosa. Son los motores de una ruta para recorrer Colombia a partir de las historias que cuenta la gente.