Sábana Blanca Jirí Kovanda Del 25 de septiembre de 2015 al 31 de enero de 2016

Un proyecto de Patrick Charpenel y Andrea de la Torre. Jirí Kovanda (Praga, 1953) es un creador autodidacta que adquirió notoriedad durante los años setenta. Su producción puede enmarcarse dentro de ciertas líneas específicas del arte conceptual de Europa del Este. Por medio de una serie de acciones mínimas, a menudo casi invisibles, el artista procura establecer vínculos físicos y psicológicos con el público. La carga discursiva y la belleza visual de sus producciones derivan en una retórica austera que huye de toda la pirotecnia espectacular, logrando así una comunicación directa y efectiva con los asistentes. Para el Museo de Arte de Zapopan, Kovanda presenta la instalación titulada Sábana blanca, obra concebida originalmente para la Secesión de Viena en 2010. En esta ocasión, el artista replica su práctica sutil de gestos mínimos, en donde el elemento central que articula la exhibición es una pared que se extiende a lo largo y ancho de la sala. De esta manera, se eleva un muro a la altura de los ojos del espectador, segmentando el espacio arquitectónico. Su diseño zigzagueante incluye una serie de bahías y varaderos que crean cubículos así como pasillos en distintos puntos. La obra está concebida para que los visitantes apenas puedan mirar por encima de la extensa barda conduciendo a diversos comportamientos erráticos. Este complejo constructivo invita a la interacción ya que propicia que el público participe de manera activa en el juego del escondite. En este entramado de muros y materiales desperdigados en la sala, Kovanda coloca en un gesto improvisado objetos tomados de la vida cotidiana tales como, sábanas, orquídeas, lámparas y escobas. Como complemento y cierre de esta instalación, se expondrán también cuatro piezas más del artista. La primera, Sin título (2008) es una instalación realizada con dos kg de cubos de azúcar que forman una larga línea casi invisible. La segunda, Una mesa redonda (2008) que consiste en presentar una mesa de madera que previamente fue dividida en cuatro partes y cada segmento de la misma ocupa una esquina de la sala produciendo un efecto visual inesperado. La tercera y cuarta son dos obras performáticas tituladas Pareja (2010) y Barda (2008) que se activan el día de la inauguración potenciando la experiencia radical y poética de Jirí Kovanda.