Suspendido entre la risa y el llanto
Bas Jan Ader
Del 4 de julio al 28 de agosto de 2011

Son contados los artistas que han arriesgado su vida en la búsqueda de lo imposible.
El holandés Bas Jan Ader es uno de ellos.

Nacido en 1942, la infancia de Ader estuvo marcada por la muerte de su padre, un ministro cristiano ejecutado por los nazis, quienes descubrieron que éste escondía refugiados judíos con la intención de ayudarlos a escapar.
Algún tiempo después, cuando tenía 19 años, Ader cruzó Europa y llegó hasta Marruecos, donde consiguió trabajo en un yate que salía hacia América. La embarcación terminó naufragando frente a las costas de California, y así fue como Bas Jan Ader arribó a Los Ángeles, ciudad donde estableció su residencia definitiva y donde conoció a Mary Sue Andersen, la que sería su mujer.

A partir de 1970, después de haber estudiado arte y filosofía, comienza su periodo más productivo, en el que Ader se concentra en la producción de varios videos, fotografías y acciones dentro de un muy personal conceptualismo.
En 1975, sin embargo, Ader desaparece en el Océano Atlántico, a bordo de un minúsculo barco de vela en el cual él era el único tripulante y pasajero. El artista realizaba la segunda parte de una trilogía llamada “In Search of the Miraculous” (En busca de lo milagroso) y pretendía lograr la hazaña de llegar a Europa para proseguir con la tercera parte de ese mismo proyecto.

Bas Jan Ader: Suspendido entre la risa y el llanto es una exposición- homenaje, conformada por videos, fotografías y documentos realizados por el propio artista holandés, y complementada con un conjunto de obras –alusivas a Ader- realizadas por Artemio, Piero Golia, Martin Kersels, Gonzalo Lebrija, Jed Lind, Kate Newby, Thiago Rocha Pitta, Fernando Sánchez, Sebastian Stumpf y Diego Teo.