Viaje alrededor del mundo

Katharina Fritsch, Else (Twin Gabriel), Isa Genzken, Katharina Hinsberg, Candida Höfer, Martin Honert, Olaf Metzel, Karin Sander, Rosemarie Trockel, Jorinde Voigt y Corinne Wasmuht

Del 13 de agosto de 2016 al 12 de febrero de 2017

Una exposición del Institut für Auslandsbeziehungen e. V. (ifa / Instituto para las Relaciones Culturales Internacionales), Stuttgart, Alemania, www.ifa de

Esta selección ofrece echar un vistazo a diversas posturas modernas y contemporáneas desde Beuys, Tilmanns y Ruff, pasando por Cyprien Gaillard y Sybille Bergemann y muchos más. La exposición tendrá lugar en dos espacios respectivamente: el Instituto Cultural Cabañas de Guadalajara y en el Museo de Arte de Zapopan, por una temporada de seis meses. Junto con el Instituto para las Relaciones Culturales Internacionales (IFA, por sus siglas en alemán) presentamos la exhibición Viaje alrededor del mundo, en la que se expondrán unas 400 obras que durante seis décadas han representado al arte alemán por todos los continentes.

Partiendo del impresionante inventario de arte contemporáneo del IFA, los curadores Matthias Flügge y Matthias Winzen elaboraron una sinopsis que describe los desarrollos artísticos más importantes en Alemania desde 1949 hasta nuestra época. De modo que al seleccionar a más de cien artistas, mujeres y hombres, nos ofrecen una visión de diferentes posturas artísticas del este y del oeste de Alemania.

Cabe mencionar que el desarrollo del arte no siguió el modelo de la historia política de Alemania. Más bien, de los mismos procesos de trabajo artísticos nacieron temas y técnicas en Berlín del Este y Colonia, en Annaberg y Oberkassel, en Dresde y Múnich, los cuales revelan hoy en día muchos paralelos y relaciones clandestinas. Al observar de cerca los inventarios, Matthias Flügge y Matthias Winzen pronto entendieron que ésta era la primera vez en que se presentaría una exhibición de arte que rompe con el esquema RFA-RDA. Incluso la forma en que las obras fueron reunidas para las giras del IFA ocurrió de un modo innovador y productivo, ya que no había una instancia central que fijara un concepto de colección cerrado. Es así que las obras fueron escogidas, en cada caso, para las giras de exhibición planificadas concretamente por los curadores encargados. Con la cercanía de todos estos expertos diferentes a los artistas, se consiguió una selección animosa y fresca. Esto conllevó a que el inventario de la colección tuviese una reproducción pluralista y de alta calidad.

La exhibición en esta sede se concentra en el panorama contemporáneo, incluyendo obras de los años ochentas hasta la última década. El retorno postconceptual de la representación figurativa, así como el creciente número de mujeres artistas que desempeñan un rol significativo, son características de la escena actual del arte alemán. La instalación y el tratamiento escultórico también forman parte de la configuración plural de la práctica artística en Alemania. Esta generación ha tomado distancia de la carga heroica de los grandes maestros del arte alemán posterior a la Segunda Guerra Mundial, de una forma intelectual y a la vez humorística.

Rosemarie Trockel y Katharina Fritsch combinan la tradición conceptual, casi minimalista, con objetos aparentemente banales y ordinarios. Trockel convierte manteles en pinturas abstractas de gran formato y parrillas eléctricas en videos conceptuales. Fritsch analiza la tensión entre el objeto aurático y los productos en las estanterías. Las obras de Olaf Metzel mantienen un balance entre lo que parece arbitrario y la composición cuidada. El artista reprodujo páginas de libros en placas delgadas de metal. Las hojas no son desechadas, sino más bien ampliadas a gran formato en la pared. Estas piezas literarias desatan preguntas sobre la verdadera conexión que mantenemos con nuestras tradiciones culturales.

Wasmuht yuxtapone la técnica experta de pintura al óleo con la visualidad digital del internet. Este óleo gigante registra las imágenes súper veloces que vienen y van por microsegundos en las pantallas. Else Gabriel es una artista del performance. En su video se disfraza de un Neandertal prehistórico sentado sobre una llanta de tractor vieja, que es arrastrado por las arenas de África. Con un sentido del humor similar, su instalación de pequeña escala Adiós adiós escenifica el ritual del adiós permanente con infinita paciencia. El Salón de clases volador de Martin Honert parte de un popular libro para niños con el mismo título. La instalación funciona bajo una perspectiva teatral, la ilusión desaparece cuando uno se acerca. La obra tematiza el funcionamiento de la memoria: fugitiva y efímera al tratar de asirla. Isa Genzken combina la escultura con el modelo arquitectónico. El pesado concreto parece flotar en el delgado esqueleto del pedestal, el áspero molde parece viejo y nuevo al mismo tiempo, reminiscente de las ruinas.

Karin Sander pulió un huevo, convirtiendo lo ordinario en algo precioso. Esta obra refleja las condiciones institucionales de la exhibición del arte. Jorinde Voigt presenta una cartografía intelectual que combina fragmentos de la filosofía histórica y cálculo geométrico, retocada por un irónico dorado. Katharina Hinsberg conceptualiza la práctica artística de dibujar una línea, hoja tras hoja, hasta que el bloc de papel se convierte en una escultura en sí misma. Candida Höfer investiga lo que los humanos hacen en espacios semi públicos como vestíbulos y salones de actos. La densidad atmosférica de sus imágenes proviene, paradójicamente, de la ausencia completa de personas en sus fotografías.